La comisaría de la Policía local en el distrito Macarena padece una serie de deficiencias importantes en materia de #seguridad. En las últimas semanas se han sucedido los ataques vandálicos a los patrulleros y a los vehículos particulares de los agentes destinados en esta sede policial, ubicada en la esquina de las calles Manuel Villalobos y Jorge de Montemayor, en la zona de León XIII. Una veintena de coches y motos han sufrido pinchazos en sus neumáticos, así como otros sabotajes.

El Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme), organización mayoritaria en la Policía Local de #Sevilla, ha elaborado varios documentos sobre la situación de estas dependencias. Los representantes sindicales han inspeccionado las instalaciones y levantado un acta en el que se recogen las diferentes carencias de la comisaría y han realizado dos informes más, uno sobre el estado de las dependencias y otro sobre la calidad del aire en el interior de las mismas.

Fuentes del Sppme explicaron a este periódico que estos documentos se han trasladado al alcalde, Juan Espadas, y al delegado de Gobernación, Juan Carlos Cabrera. Hace unos días, los delegados sindicales se reunieron con la delegada del distrito Macarena, Clara Isabel Macías, y tras este encuentro el Ayuntamiento de #Sevilla arregló una puerta. Fuentes del Ayuntamiento de #Sevilla aseguran que se produjo una reunión con el Sppme en la que los representantes del Consistorio explicaron que «el edificio cumple con la normativa pero que no obstante se analizarán las peticiones». Las mismas fuentes añaden que se ejecutarán todas las mejoras de cuestiones subsanables que sea posible.

Falta todavía mucho más por hacer para convertir en este edificio en algo seguro para los policías, sobre todo teniendo en cuenta el nivel de alerta antiterrorista, que sigue en el 4 reforzado, y que los agentes del orden constituyen un objetivo principal de posibles ataques yihadistas.  Estos informes constatan que la comisaría está ubicada en un local que no tiene cerramiento perimetral y que cuenta con acceso directo desde la vía pública, a través de dos puertas, una que da a la calle Manuel Villalobos y la otra a Jorge de Montemayor.

En el exterior, los vehículos policiales están aparcados en la puerta sin «vigilancia permanente y expuestos a merced de cualquiera, sin aparcamiento perimetrado ni videovigilancia». El hecho de que las dependencias tengan acceso directo desde la calle entraña un riesgo añadido, tanto de vandalismo como de atentado terrorista.

El acta detalla que cuatro patrulleros y seis vehículos particulares de los agentes han sufrido pinchazos, así como el corte del manguito de frenos en un caso. Fuentes del Sppme elevan esta cifra a veinte vehículos en los últimos meses. Los pinchazos son siempre mediante el mismo modus operandi, se coloca un tornillo bajo el neumático para que, en el momento en el que el coche empiece a andar, se clave. De esta manera, los vehículos no están pinchados cuando empieza el servicio, sino que las ruedas se van vaciando durante la patrulla.

Se reproduce en el acta un informe sobre el pinchazo sufrido por un patrullero, del que los agentes se percataron cuando estaban patrullando por la calle Virgen de Escardiel, en el Polígono Norte. Cuando estaban denunciando a un infractor, saltó un chivato del coche y se percataron de que en uno de los neumáticos había un tornillo similar a los utilizados otras veces para pinchar los coches aparcados en el distrito. Al tratarse de una zona conflictiva, los agentes decidieron marcharse con la rueda vacía hasta un taller de la carretera de Carmona

#noticias, #noticiasdeseguridad, #seguridadprivada, #seguridadensevilla, #vigilantesdeseguridad, #vigilancia, #vigilanciaprivada, #empresasdeseguridad, #empresasdeseguridadensevilla, #sevilla, #empresasdevigilancia, #alarmas, #alarmasdeseguridad, #vigilantesdeseguridad, #vigilantes, #empresasdevigilantes,#security, #seguridad,

www.lendiser.es

www.seguridadensevilla.com

fuente: diario de #Sevilla

Leave a reply