Una de las semifinales del play off por el ascenso a División de Honor dejó tristes imágenes en la noche del sábado en Alcalá de Guadaíra. La celebración de un gol del Peña Rociera al Villafranco en los últimos minutos del partido desató una primera trifulca sobre el césped en la que participaron jugadores de ambos equipos. Eso hizo que el árbitro suspendiera el encuentro durante algunos minutos. La reanudación trajo consigo un carrusel de amonestaciones y expulsiones. El partido finalizó con empate a un gol, lo cual clasificaba al Peña Rociera.

Tras el encuentro, los altercados en el césped se repitieron y la Policía Nacional, cuando se llevaba a un jugador detenido, cargó fuertemente contra otros jugadores y aficionados del Villafranco que estaban sobre el césped del estadio Ciudad de Alcalá. La afición del conjunto de Isla Mayor ha manifestado a través de redes sociales su enfado por la actuación policial y su intención de denunciar a uno de los agentes.

Las violentas escenas ocurridas en Alcalá de Guadaira no se produjeron afortunadamente en Paradas, donde se disputó la otra semifinal de esta fase de ascenso. Las aficiones y plantillas del Tomares y Bellavista dieron un ejemplo de deportividad y concordia en el estadio Joaquín Espinar Reyes. Allí también finalizó con empate a uno el encuentro.

#noticas, #seguridadprivada, #seguridadensevilla, #seguridadsevilla, #noticiasseguridad, #lendiserseguridad

www.lendiser.es

FUENTE/ DIARIO DE SEVILLA