El uso generalizado de nuevas tecnologías ayuda al desarrollo físico e intelectual de las personas y sociedades gracias a los beneficios que conllevan a la hora de alcanzar logros y encontrar soluciones. Pero las nuevas tecnologías también tienen su lado oscuro y tarde o temprano hay quien las acaba utilizando para enriquecerse a costa de sus prójimos. El mundo digital,la informática e internet no se escapan a estas realidades y si bien gracias a estas tecnologías tenemos más posibilidades de comunicarnos y compartir conocimientos, también es cierto que algunos las usan para beneficiarse de forma delictiva. Es aquí donde entran en juego equipos como el del Área de Investigación del puesto principal de la Guardia Civil de Lebrija, integrada por profesionales especializados en delitos informáticos como el cabo primero José Luis Gómez y el coordinador del equipo, el sargento Manuel Tejero.

«Nos hacemos cargo de las denuncias del partido judicial que incluye Lebrija, Las Cabezas de San Juan y El Cuervo de #Sevilla, tanto en el caso en que el denunciante es de la zona como cuando lo es el autor del presunto delito», aclara a ABC José Luis Gómez sentado junto a su mesa de trabajo que poco difiere de la de una oficina, con un ordenador de potencia media y llena de carpetas e informes sobre el trabajo en curso. «Llegan todo tipo de delitos», señala, «delitos comunes con envoltorio informático», puntualiza Manuel Tejero que apunta que «ahora parece que estamos más avanzados que los delincuentes», en cuanto al nivel tecnológico del área que coordina, «aunque siempre intentan ir un paso por delante»

«A nosotros nos llegó la denuncia desde el Área de Atención al Ciudadano», explica el cabo primero, «nos entrevistamos con el denunciante y descartamos que fuese uso no autorizado de la tarjeta, entonces estimamos que obtuvieron la información a través del trabajo de uno de los presuntos autores, operador en una empresa de servicios para una ONG que se dedicaba a captar nuevos socios». La línea de investigación siguió con la indagación del pago de apartamentos, comidas a domicilio, transferencias y pagos con los datos de la tarjeta hasta sumar los 11.000 euros. «Procedimos con nuestra investigación a obtener los indicios que confirmaron que se había realizado una estafa», subraya Gómez que califica el caso como «llamativo» por la cantidad presuntamente estafada, «cuando lo habitual es que este tipo de delitos no sobrepasen los 400 euros para evitar la catalogación de grave».

Los dos guardias civiles coinciden en asegurar que «todo tipo de investigación informática conlleva mucho trabajo: llega una primera información muy escueta y hay que conseguir datos, hablar con los denunciantes, hablar con las personas relacionadas con la transacción comercial, es todo un proceso policial».

Las investigaciones sobre delitos informáticos que llevan a cabo Gómez y Tejero, con el apoyo del resto de los integrantes del puesto de la Guardia Civil de Lebrija, tratan la estafa y el uso fraudulento de tarjetas bancarias, pero también la usurpación de identidad, la falsificación de documentos, anuncios con ofrecimiento de sexo de una persona sin su autorización, acoso de adultos que simulan ser menores o contratación de servicios como seguros o móviles a nombre de terceros.

En el sur de la comarca sevillana del Bajo Guadalquivir los delitos informáticos más habituales son la estafa y la usurpación de identidad junto al uso fraudulento de tarjetas, «no es frecuente la clonación de tarjetas», comentan los agentes que detallan que «hay víctimas de todo tipo, tanto mujeres como hombres», destacando entre los jóvenes el acoso y el engaño, y entre los mayores, la estafa.

#noticias, #noticiasdeseguridad, #seguridadprivada, #seguridadensevilla, #vigilantesdeseguridad, #vigilancia, #vigilanciaprivada, #empresasdeseguridad, #empresasdeseguridadensevilla, #sevilla, #empresasdevigilancia, #alarmas, #alarmasdeseguridad, #vigilantesdeseguridad, #vigilantes, #empresasdevigilantes,#security, #seguridad,

www.lendiser.es

www.seguridadensevilla.com

fuente: abc de #sevilla

 

 

Leave a reply