El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha lanzado una campaña informativa en los centros sanitarios para recordar a los usuarios que la Administración sanitaria denunciará por la vía penal cualquier agresión a los profesionales de dichos centros. Desde este miércoles comenzará a distribuirse cartelería tanto en los centros de salud como en hospitales donde se insiste a los usuarios en que «ante cualquier amenaza, coacción o agresión física y/o verbal o cualquier otra actuación ilícita contra los profesionales se cursará la pertinente denuncia por la vía penal, pudiéndose castigar estas acciones con penas de cárcel».

Además, en estos carteles informativos se avisa de que los centros disponen de diferentes medidas de #seguridad, entre las que se incluye la conexión directa con la Policía. Asimismo, se recuerda que los usuarios pueden realizar sugerencias y aportaciones de mejora o presentar cualquier reclamación a través de los puntos de Atención a la Ciudadanía o en la página web del SAS o del libro digital de sugerencias y reclamaciones de la Junta de #Andalucía.

Plan de agresiones

Esta campaña de concienciación a pacientes y usuarios forma parte de las acciones emprendidas por la Consejería de Salud y Familias dentro del nuevo Plan de Agresiones en el que se viene trabajando desde hace meses y que surge tras el recrudecimiento de los casos de violencia sanitaria en el primer semestre de 2019, del que informaba ABC en un amplio reportaje publicado el pasado 21 de julio.

El nuevo Plan incluirá medidas dirigidas a la concienciación de los pacientes y usuarios con campañas informativas explicando cómo funciona el sistema sanitario andaluz y qué puede o no puede hacer un profesional. Este desconocimiento lleva a menudo a exigir cosas que sobrepasan el ámbito de actuación del profesional.

Como informó ABC en ese reportaje, en el primer semestre de 2019 se denunciaron 182 agresiones (35 de ellas, físicas) en la provincia de #Sevilla, casi un cuarenta por ciento más que las 138 de ese mismo período de 2018.

En 2016 se denunciaron 1.001 agresiones, de las cuales el 60 por ciento de ellas las sufrieron médicos y enfermeros. En 2017 su número escaló hasta las 1.114, un 11 por ciento más; y en 2018 hasta 1.234 agresiones, otro 11 por ciento más. Un 22 por ciento en dos sólo años.

En #Sevilla se produjeron 282 agresiones en 2018 a profesionales sanitarios, de las cuales 112 se cometieron contra médicos. Ese número no ha dejado de crecer desde 2016, cuando se denunciaron 77. En 2017 fueron 94, casi un treinta por ciento más, y en lo que va de año ese porcentaje ha seguido aumentando hasta casi un cuarenta por ciento más, un problema que la viceconsejera de Salud y Familias de #Andalucía, Catalina García, no duda en calificar de«importante» y del que dice «debemos solucionar entre todos, con campañas de concienciación, mayores medidas de #seguridad ayuda a los profesionales agredidos».

La tasa de agresiones por número de profesionales de #Sevilla es la cuarta más alta de #Andalucía (2,31). Sólo #Málaga, #Almería y #Córdoba la superan.

Para la viceconsejera de Salud es fundamental que «los ciudadanos tomen conciencia de que un problema nunca se resuelve con una agresión».

Más de 1.800 médicos y enfermeros de Sevilla han tenido que realizar un curso de defensa personal impartido por la Guardia Civil

El crecimiento de la violencia física o verbal contra los sanitarios ha obligado a 1.800 médicos y enfemeros de #Sevilla a realizar un curso de defensa personal impartido por la Guardia Civil. En él se enseña a estos profesionales defenderse con los antebrazos de posibles agresiones de pacientes o familiares. También se les advierte de que no deben dejar bolígrafos u objetos punzantes a la vistaporque alguien los puede coger para clavárselos en un ojo y que deben ubicar la silla en la que se sientan de manera que tengan vía expedita a la puerta para escapar corriendo de un posible agresor.

El nuevo plan del SAS incorporará también un programa especial de acompañamiento al profesional agredido y supondrá la habilitación de canales ágiles y rápidos para que la persona que sufre una agresión, ya sea verbal o física, no esté sola momentos después de ser agredida. Así, se ofrecerá apoyo desde el primer momento y se facilitará la aplicación de las medidas del Plan.

Del mismo modo, se facilitará atención psicológica durante el tiempo que sea necesario y, en todo momento, se acompañará al profesional agredido a asistencia sanitaria. Otra de las medidas que contempla el Plan es la simplificación de la tramitación burocrática, de manera que se pueda simultanear la cumplimentación de los documentos para evitar que el profesional tenga que recordar repetidamente lo ocurrido.

Cincuenta y ocho sentencias condenatorias

En #Andalucía, se han registrado 1.234 agresiones en el 2018, de las que 267 fueron físicas; mientras que en el 2017 se registraron un total de 1.115, de las que 284 fueron agresiones físicas. De las 1.234 agresiones registradas el pasado año, 914 fueron a mujeres.

En 2018, los letrados del SAS realizaron un total de 127 asistencias judiciales y se han contabilizado 58 sentencias condenatorias, de las que 13 fueron por delito de atentado.

#noticias, #noticiasdeseguridad, #seguridadprivada, #seguridadensevilla, #vigilantesdeseguridad, #vigilancia, #vigilanciaprivada, #empresasdeseguridad, #empresasdeseguridadensevilla, #sevilla, #empresasdevigilancia, #alarmas, #alarmasdeseguridad, #vigilantesdeseguridad, #vigilantes, #empresasdevigilantes,#security, #seguridad,

www.lendiser.es

www.seguridadensevilla.com

fuente: abc de #sevilla

Leave a reply